?>
Tu casa

Cómo iluminar la cocina

Es una de las zonas más importantes de cualquier hogar y una iluminación inadecuada puede afectar la calidad y calidez de este ambiente.

Hay quienes pasan mucho tiempo en ella. Están los que sólo recurren para cocinar y aquellos que la utilizan como punto de encuentro, tras una jornada agotadora de trabajo. Después del dormitorio, la cocina es uno de los ambientes más importantes de la casa y una buena iluminación es indispensable.

"La calidad y también la personalidad de este ambiente puede verse afectada o resaltada por una mala o buena iluminación. El sistema de iluminación ideal para cocinas será aquel que pueda integrar luz general con luces puntuales", explica José Camino Dali, decorador y creador de Dali Life.

En este tipo de ambientes es fundamental una luz general que permita desplazarse por todo el ambiente y mirar sin problemas en estantes y cajones. Pero también, tener una luz puntual para cada área de trabajo, como el sector de preparación de alimentos, el de cocción, el de comedor y el de almacenamiento.

Iluminación apropiada

  • Lo ideal es sumar una lámpara general con buena luz -las que tienen forma de campana o globo son muy apropiadas- que expanda luz a todos los rincones del lugar.
  • Agregar lámparas de menor tamaño al principal en los sectores específicos antes mencionados.
  • Las lámparas colgantes deben ser de luz clara y estar a una altura que permita una buena iluminación sin sombras ni resplandores. Bajo la alacena es el mejor lugar para colocar luces que no molesten a la vista y que iluminen con claridad el trabajo.
  • Si la cocina cuenta con una mesa comedor o isla central, ambas en cada caso pueden ser iluminadas con una luz puntual desde el techo.
  • La iluminación colgante debe tener una distancia mínima de 60 centímetros entre la lámpara y la isla o la mesa para que haya una buena distancia y el calor y luz del foco no moleste a las personas que se ubiquen allí.
  • Los tubos o luces descentradas no deben estar demasiado cerca de las paredes. Pueden provocar sombras molestas.
  • Evitar que las ventanas por donde ingresa la luz queden detrás del área de trabajo; también pueden proyectar sombras y obligará frecuentemente a la luz artificial.
  • Conviene utilizar lámparas simples, que puedan limpiarse con facilidad, preferentemente en vidrio o aluminio.

 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo