?>
Show

Gillespi se presenta junto a Willy Crook en Club Paraguay

Éso es la trompeta, para Gillespi, que este fin de semana viene a Córdoba como invitado de Willy Crook. Antes del show, nos cuenta por qué están locos los trompetistas.

Willy Crook y Gillespi se presentarán juntos, este sábado en Club Paraguay, con entradas anticipadas a 220 pesos en Alpogo.com y Edén. Con este dato, nos propusimos contactar a Gillespi, con el que no habíamos tenido ocasión de conversar en todos estos años. 

El contacto se hizo por correo electrónico y, en respuesta, el músico nos envió unos audios, que aquí resumimos.

–¿Cuáles son los planes que tienen con Willy, para esta visita a Córdoba? ¿Hay una lista de temas ya armada?

–Con Willy lo importante es siempre la excusa para tocar, tener motivo para tocar juntos que siempre es un disfrute. En este caso voy como invitado de él. Willy tiene la cortesía de tocar un par de temas míos pero yo también me adapto a los temas de él. Yo grabé en el primer disco de él, allá por el noventa y algo y él grabó en mi primer disco, allá por la misma época. Después de eso yo grabé como en cuatro discos más de Willy, como invitado. Él también grabó en los míos. Y en 2010 hicimos un show juntos, de punta a punta, que finalmente salió en CD y DVD. Fue la excusa para salir en una gira muy grande, que casualmente no incluyó Córdoba. En cuanto a la lista de temas ¡no se sabe!

–¿Quiénes están más locos? ¿los bateristas, los guitarristas o los trompetistas?

–Cada músico, cada instrumento tiene su locura especial y quizá no esté capacitado para determinar quién está más loco; pero los bateristas son para mí una incógnita, es una persona que disfruta golpeando al instrumento, es una persona muy especial, que ha tenido algún problema de chico. ¡Los trompetistas somos los mejores! ¡No! los trompetistas también estamos re pirados, porque la trompeta es un instrumento tan difícil de tocar, que produce que la mayoría de la gente que se compra una trompeta con la esperanza de tocar termina abandonando el instrumento, porque te lleva como un año sacarle sonido bueno y te lleva unos cinco años tocar la escala más o menos normal. Es decir que vas a invertir cinco años, para subirte a tocar con una banda; vas a estar cinco años estudiando, para subirte a tocar dos temas con un grupo de reggae, por ejemplo. Y eso, hoy por hoy, es como muy utópico. Nadie quiere, todos los chicos quieren tocar inmediatamente o al poco tiempo, y no en cinco años ¡que es una barbaridad! Entonces, la mayoría de la gente se compra un teclado, lo enchufa y ya mete la mano y toca, así de corta. Al principio tocará pavadas pero en poco tiempo ya está tocando cosas interesantes y no se tiene que calentar en sacar sonidos. La trompeta lleva mucho laburo interior de tratar de dominar un instrumento que es de hojalata y que tiene sólo tres botones y que con eso tenés que hacer todo. Es un instrumento utópico, de otras épocas. Me parece que vivimos en un tiempo de inmediatez, todo el mundo con la compu, con la tablet, quiere hacer música electrónica... porque se disfruta más de entrada. La trompeta te va a dar tus satisfacciones de acá a varios años y eso pensarlo hoy es medio desalentador para cualquiera. Conozco poca gente que se ha dedicado a la trompeta y cada vez hay más trompetas en Mercado Libre, gente que la vende. La realidad es esa. Y tenemos nuestra locura, claro, porque es un instrumento que necesita bastante control porque, si no, tocás cualquier cosa. Y es mucho más fácil tocar mal que bien: tocar bien es muy difícil e implica que tendrás que estudiar, tenés que cuidar tus labios y a la boca la tenés que mantener bien perfecta para tener un buen sonido. Eso lleva una práctica diaria, aunque sea un ratito al día durante toda tu vida. Es esclavizante. Por ahí un pianista deja un año de tocar, se sienta y más o menos toca lo mismo y no perdió nada. El trompetista, si deja de tocar una semana, ya tocás pésimo. Entonces, la locura pasa más por otro lado: estamos más en nuestro mundo.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo