?>
Policiales

Los secuestradores serían cordobeses

Quienes mantuvieron cautivo a Carlos Córdoba entre el viernes y el lunes a la noche serían delincuentes locales. La pista narco, firme.

70 horas estuvo secuestrado Carlos Alberto Córdoba, de 73 años, el humilde rotisero que el viernes por la noche fue llevado con destino desconocido, y por cuya liberación la banda que lo llevó pidió 1.400.000 pesos. Anoche, antes de las 20, Córdoba apareció en su casa “sano y salvo”.

Se presume que la banda que secuestró al hombre está conformada por cordobeses, y con vínculos con el narcotráfico, confirmó anoche el fiscal federal Gustavo Vidal Lascano, a cargo del caso. En un primer momento, los secuestradores pidieron dinero y droga.
Con hermetismo, la Policía seguía al cierre de esta edición la pista de la banda que lo capturó y (aparentemente) cobró un rescate durante la siesta de ayer, monto que no fue informado oficialmente.

“No hubo ningún operativo de rescate, Córdoba fue liberado”, aseguró anoche Vidal Lascano a Día a Día. De todos modos, se supo que la Policía estuvo a minutos de montar un operativo rastrillaje especial: “Había plazos autoimpuestos, pero afortunadamente el hombre fue liberado cuando ese límite estaba cerca”, indicaron fuentes de la investigación.

El hombre, quien tiene problemas de salud, fue secuestrado el viernes por la noche por al menos tres hombres con uniformes policiales y chalecos antibalas que se lo llevaron de su casa ubicada en barrio José Ignacio Díaz 4ª Sección, en un vehículo Chevrolet Meriva.
Al ser liberado, fue derivado a Medicina Legal, a los fines de las pericias de rutina y de asistirlo: estaba conmocionado y con algunos golpes menores.

El fiscal federal Gustavo Vidal Lascano confirmó que por el “secuestro extorsivo” está en la mira una banda que sería de Córdoba. Al cierre de esta edición los investigadores trabajaban contrarreloj y sin la presión de tener que resguardar a Córdoba, ya liberado.  
Vidal Lascano confirmó que una de las pistas es el nexo entre la privación de la libertad del hombre y las actividades ilegales de uno de sus hijo, Daniel, sospechado de ser parte del mundo narco de la ciudad. “Es un secuestro extorsivo vinculado con algunos ambientes o elementos” que tienen que ver con el narcotráfico, dijo el funcionario.
Trascendió que los malvivientes exigieron en un primer momento 100 mil dólares de rescate y droga, y luego “pesificaron” las pretensiones a un millón y medio de pesos. No se sabe cuánto se pagó finalmente. Ayer hubo varios contactos entre captores y los Córdoba.  

La pista narco. Aunque no es la única hipótesis de investigación, desde el primer momento llamó la atención de los sabuesos de la Brigada Antisecuestro que la víctima sea padre de Daniel Córdoba, un hombre involucrado en la causa del narcoescándalo, que tiene en prisión a ex-altos jefes policiales y en el que estuvo metido también Juan “el Francés” Viarnes, actualmente prófugo.
Córdoba y Viarnes cumplían, de acuerdo con la acusación realizada por el fiscal federal Enrique Senestrari, la misma tarea: plantar pruebas o droga en los operativos realizados por Drogas Peligrosas. El fiscal federal Enrique Senestrari, quien instruyó la causa de los narcopolicías, le dijo ayer a este diario que efectivamente Córdoba está “involucrado” en esa investigación, pero prefirió no agregar datos para no “entorpecer” la investigación de Vidal Lascano y para “proteger” al hombre secuestrado.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo