?>
Policiales

Daniel Lobos, el hombre al que la Policía quiere meter preso "como sea"

Pasó una semana preso en Bouwer por llamarse igual que un narco prófugo. Lo liberaron, le pidieron perdón y ahora otros policías trataron de detenerlo nuevamente.

Días atrás publicamos la increíble historia de Daniel Lobos, un almacenero de barrio Ampliación Vicor, padre de familia, que pasó una semana en una celda en Bouwer tras ser acusado por la Justicia Federal y la Policía Federal de ser un narcotraficante prófugo que traficó 750 kilos de marihuana en Entre Ríos.

En realidad, el almacenero se llamaba igual que el narco buscado, pero no tenía nada que ver. Y mientras la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, anunciaba públicamente el arresto del "Gangoso", como le decían al prófugo, Lobos era llevado por la fuerza por la Policía Federal y encerrado en prisión, donde compartió celda y pabellón con acusados por asesinatos, robos y violaciones.

Cuesta creer, pero así fue: en el Juzgado se dieron cuenta de que el vecino detenido no era gangoso, hablaba correctamente, y por lo tanto había un error. Le pidieron disculpas. Lobos fue liberado al cabo de una semana y volvió a su vida como almacenero e instalador de aires acondicionados.

Pero la cosa no acaba ahí; cuando Daniel empezaba a recuperar lentamente su vida, la Policía (esta vez, la provincial) se presentó ayer en su casa y le dijo que iban a detenerlo por ser el narcotraficante prófugo.

Lobos, esposado y rodeado de policías, tras ser detenido a fines de abril.

El abogado de Lobos, Juan Manuel Riveros, contó que dos policías provinciales (uno de civil y el otro, de la comisaría 18°) se presentaron en Ampliación Vicor con órdenes de detención fechadas el 30 de marzo, días antes de la pesadilla en Bouwer.

Ingidnado y asustado, Lobos llamó a su abogado, y éste le dijo que no saliera de la vivienda, ya que si los policías no tenían orden de detención, no podían ingresar a detenerlo.

La familia Lobos les explicó a los policías que se trataba de una confusión. Posteriormente, el abogado fue hasta el despacho del juez Federal Hugo Vaca Narvaja a pedir explicaciones, y éste le enseñó el oficio girado a todas las fuerzas de seguridad del país donde ordenaba no detenerlo nuevamente.

¿Qué seguridad tiene Lobos de que no será detenido otra vez, cualquier día y en cualquier lugar?

Sumate a la conversación
Seguí leyendo