?>
Policiales

Cerro de la Cruz en Villa Carlos Paz: un cerro, dos muertos

Andrea apareció muerta, tapada con piedras, y está detenido su exesposo. De casualidad hallaron el cadáver de Hernán Sánchez.

Ayer a las 16.40, los familiares de Hernán Sánchez se fueron –abrazados, dolidos e indignados– de la esquina de La Rioja y René Favaloro, al pie del cerro de la Cruz, desde donde unos minutos antes había partido el vehículo de la Policía Judicial en el que se trasladaba el cadáver del joven fotógrafo desaparecido el 19 de diciembre, y hallado de casualidad en la mañana, mientras se buscaba a Andrea Belén Castana. 

Una hora y media después, a pocos metros de aquella esquina y a 600 metros de donde el jueves se había hallado un pequeño rastro de sangre, yacía el cadáver de Andrea Belén Castana, desnudo y tapado con piedras y tierra. Eran cerca de las 18 cuando una mujer que integraba un grupo de rastrillaje se sentó en un tronco, corrió una piedra y supo que la búsqueda iniciada el miércoles al anochecer había terminado de la peor manera: un pie de mujer asomó. 

En el grupo que encontró el cuerpo estaba el papá de Andrea, quien desde que interrumpió sus vacaciones en Villa Gesell para regresar a Carlos Paz se internó varias veces en la montaña, muchas veces acompañado de su perra de caza. 

El dolor bajó desde lo alto del cerro de la Cruz, llegó al pie de la montaña –frente al Complejo Aerosilla– y estalló en gritos de indignación contra el fiscal Ricardo Mazzuchi. 

Los jefes policiales bajan del cerro cuando las esperanzas de hallar a Andrea con vida se desvanecían. 

La esperanza se desmorona. Varias horas antes, durante el mediodía, se habían encontrado las prendas de Andrea: un short, sus medias, la ropa interior y la musculosa blanca con corazones negros. Estaban en una cámara séptica abandonada, en un camino secundario al sendero principal, a la altura de la tercera estación del Vía Crucis. Las prendas en el fondo del agua ahogaban las esperanzas de hallarla con vida. 

Pasaron siete horas hasta que el cadáver apareció, a unos 800 metros del pozo de donde estaba su ropa. 

Cuando cientos de vecinos comenzaron a reunirse frente a la sede de la Unidad Regional Punilla, en el centro de Carlos Paz, la Policía informó que había tres varones mayores de edad detenidos, quienes “pertenecen al círculo íntimo de la víctima”, en el lenguaje policial del comisario Daniel Moroldo. 

Después se conoció que el fiscal Mazzuchi ordenó la detención del exesposo de Andrea, Juan Manuel Lazzaroni, y dos amigos de éste: consideró que algunas contradicciones en sus relatos y acciones, indicaron fuentes con acceso a la causa. 

El hallazgo de las prendas de Andrea llamó la atención y puso en el radar de la investigación a Lazzaroni: fue él quien encontró la media que llevó hacia el resto de las ropas, las que estaban en una cámara séptica que ya había sido controlada al menos dos veces, según relataron a Día a Día dos responsables del operativo de búsqueda. 

El miércoles a las 17.30, Lazzaroni retiró a sus hijos del colegio Remedios de Escalada, ubicado a pocos metros del acceso al cerro de la Cruz: Andrea no los había buscado, por lo que las autoridades de la escuela lo llamaron. Luego radicó la denuncia por la desaparición, trámite que dio inicio al operativo en el cerro, el que comenzó después de las 19.30 y terminó ayer, casi 48 horas después. 

La investigación mantiene otras hipótesis, a la espera de la autopsia, pericias a los teléfonos, nuevos testimonios y filmaciones.
La mamá de Andrea estuvo acompañada por sus familiares y amigos.

Enojo público
“Hay familias llorando a sus muertos; que venga el fiscal y explique; que venga el jefe de Policía y dé la cara”, dijo uno de los vecinos convocados anoche en la puerta de la Unidad Regional Punilla de la Policía y que marcharon por varias calles de Villa Carlos Paz. 

“Justicia por Hernán y Andrea”, “Todos somos Hernán y Andrea” fueron algunos de los carteles que los manifestantes portaron. En Twitter, sumaron el hashtag #RenunciaMazzuchi al reclamo para que el fiscal encargado de ambas búsqueda diera un paso al costado. 

Medios de comunicación de Carlos Paz calcularon en cerca de mil la multitud convocada en la esquina donde está la sede policial y que cortó la avenida San Martín por durante varios minutos.

Los manifestantes gritaron en la cara de los efectivos apostados en el cordón policial, pero no hubo agresiones.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo