?>
Policiales

Cae la banda de los 15 millones de pesos

Robaba maquinarias viales pesadas. El sindicado jefe espera juicio por sustracción de automotores y está prófugo. Hay seis detenidos.

Con la imputación de 11 personas, seis de ellas detenidas y una prófuga, la Justicia cordobesa cree haber desmantelado a la llamada “Banda de los Gitanos”, acusados sus integrantes de haberse asociado ilícitamente para cometer al menos 14 robos de maquinaria vial entre los años 2013 y 2016, por un monto estimado de 15 millones de pesos. 

El sindicado jefe de la organización, Mayco Traico, está prófugo y con orden de captura. No es un desconocido en el mundo del robo de vehículos: en su planilla de antecedentes aparece una acusación por presuntamente integrar una asociación ilícita que robaba automotores en la ciudad de Córdoba, y debería ser enjuiciado en poco tiempo… si es que lo atrapan. 

De los otros 10 imputados, seis están presos desde la semana pasada. Son quienes están acusados de integrar la asociación ilícita. De estos, cuatro pertenecen a la comunidad gitana y son parientes de Mayco Traico, precisó a Día a Día el fiscal Ernesto de Aragón, a cargo de la investigación. 

Los otros cuatro imputados permanecen libres, porque la Fiscalía no los incluyó hasta ahora en la banda, aunque sí los acusa de haber sido partícipe en algunos de los robos de maquinaria vial cometidos. 

Desde que la banda fue acorralada por la Justicia, las denuncias por robos de este tipo de máquinas cayeron un 70 por ciento, según informó el Ministerio Público Fiscal. 

La investigación tiene en foco más de 30 causas, con el robo de unas 60 máquinas en la ciudad de Córdoba y el interior provincial. Hasta ahora, la acusación es por 14 robos (y la asociación ilícita como hecho 15), pero el fiscal espera avanzar hacia las otras pistas. Entre éstas, la posibilidad de la complicidad policial, algo de lo que por ahora no hay datos firmes, aunque sí sospechas.

La búsqueda de las máquinas llevó a policías cordobeses a La Rioja, la costa de Buenos Aires y la Patagonia. 

El fiscal De Aragón no está seguro todavía si la banda “trabajaba a pedido”, es decir que si la máquina vial que era robada había sido solicitada por un “cliente”. Sí cree que operaba con un alto nivel de información que le permitía “colocarla” rápidamente en distintos puntos del país. 

Las máquinas robadas varían: desde “bobcat” (fáciles de mover) hasta motoniveladoras, que necesitaban un transporte especial. 

Inteligencia, logística y conexiones

La banda que aparentemente se dedicaba al robo de maquinaria vial en la ciudad de Córdoba y el interior provincial habría actuado desde el año 2012, aunque la mayoría de los hechos investigados corresponden al período 2014-2015. 

El fiscal De Aragón sostiene que los ladrones realizaban un complejo trabajo de inteligencia para ubicar las máquinas en galpones de Córdoba y compradores en el resto del país. 

“En algunos casos fueron a robar con la llave necesaria para encender determinada maquinaria, por lo que sospechamos que sabían qué querían robar, no actuaban al voleo”, dijo el fiscal. 

De acuerdo a la modalidad común en estos robos, puede decirse que luego de sustraer la maquinaria vial, ésta era trasladada hasta algún depósito donde era “enfriada”, hasta su traslado al comprador. 

El transportista llevaba documentación falsa para presentar en los posibles controles policiales a lo largo del viaje. 

La investigación judicial sigue abierta porque aún restan por esclarecer más de la mitad de la causas iniciadas y determinar las posibles complicidades.

Temas
Sumate a la conversación
Seguí leyendo