?>
Ocio

#NiUnaMenos: una mujer está grave tras recibir un escopetazo de su ex pareja

Se habían separado hace tiempo y el hombre la atacó por la espalda mientras la víctima, de 37 años, iba a la casa de su madre.

Una mujer de 37 años está internada en estado crítico tras recibir un escopetazo de su ex pareja, un hombre que la amenazó con un cuchillo hace un mes y tenía restricción para acercarse.

El 3 de junio se realizará la marcha #NiUnaMenos reiterará el pedido de visibilización de la violencia de género.

La víctima es Angelina Baiotti, quien lucha por su vida después del brutal ataque que sufrió en pleno centro de la capital pampeana.

Iba a la casa de su madre, donde vivía tras la separación, cuando Alejandro Weber de 40 años le disparó por la espalda.

El proyectil le atravesó un pulmón, le afectó el intestino y un riñón, tiene orificio de salida por el pecho.

La mujer fue sometida a una operación que duró más de dos horas y se encuentra internada en la sala de terapia intensiva, muy grave.

"El ataque fue con un arma larga, probablemente una escopeta", dijo el comisario Claudio Cano, a cargo de la Unidad Funcional de Género.

La víctima, a pesar de la gravedad de las heridas, pudo decir el nombre de su atacante y señaló a su ex pareja.

Casi una hora después, el atacante se presentó a la Policía. Llegó en un automóvil Corsa azul, similar al auto en que huyó el agresor, aunque se mostró ajeno al suceso, fue detenido.

"Me enteré de que mi esposa tuvo un accidente", declaró en la comisaría, aunque fue apresado y la fiscal Cecilia Martini lo acusó de "intento de homicidio agravado".

Baiotti es empleada pública y trabaja en la subsecretaría de Industria, mientras que Weber es vendedor en una concesionaria de autos de la capital pampeana.

Tienen dos hijas, una de 14 años y otra de 7.

En la pareja había antecedentes de violencia contra la mujer y por eso Angelina decidió separarse. Mientras, el hombre no dejaba de hostigarla.

El último 1 de mayo Weber la amenazó con un cuchillo, fue denunciado. Estuvo algunas horas detenido, según informa el diario Clarín.

Por ese incidente, Weber no podía ver a sus hijas ni retirarlas de la escuela. Pero a pesar de esa agresión ni la Justicia ni la Policía ordenó que le proveyeran a Baiotti un botón antipánico.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo