?>
Córdoba

María del Carmen Ferrer, la primera mujer que fue reconocida como aviadora civil

Lizy Zurro Ferrer recuerda a su madre, María del Carmen, la primera cordobesa que obtuvo el brevet (distintivo) de aviadora civil. El miércoles se cumplen 72 años de su primer vuelo sola.

En la primera mitad del siglo XX, cuando las mujeres no participaban de la vida política ni laboral, cuando fumar o usar pantalones era sinónimo de indecencia, cuando no podían frecuentar bares ni practicar deportes, ni conducir vehículos…, hubo en Córdoba una mujer que se animó a desafiar los prototipos. Y lo hizo a lo grande: fumó, llevó pantalones, paseó en moto, manejó autos y hasta piloteó aviones.

María del Carmen Ferrer, con 22 años, fue la primera mujer cordobesa que obtuvo el distintivo de piloto de aviación civil. El 18 de diciembre de 1941, en el Aeródromo Las Playas, fue su vuelo inaugural, y al cumplirse 72 años de aquella proeza, se hará un homenaje a su memoria el próximo miércoles (ver En honor a su paso por el cielo).

“Ella no hablaba mucho de su pasado, pero sí expresó varias veces que volar la hacía sentir libre”, recuerda Lizy Zurro Ferrer, una de sus hijas. Sabe que su madre fue una mujer valiente, atrevida, desafiante. “Absolutamente transgresora, no la frenaba el qué dirán”, resume.

María del Carmen también era enfermera. Trabajaba de eso. Volaba por hobby. Pero en enero de 1944, cuando San Juan estaba sumido en la tragedia por un terremoto que destruyó la mayor parte de la ciudad, la “Pelada” (como le decían sus íntimos) no lo dudó: se subió al avión y piloteó hasta el lugar, para prestar sus servicios de asistencia sanitaria. “Se fue sola, sintió que tenía que colaborar y no dudó”, relata su hija.

–¿Qué fue lo que acercó a su madre a la aviación?
–La mami tenía un hermano aviador militar, era su cumpa, su compinche. Él le supo presentar a un colega, que fue novio de ella durante más de tres años, pero murió 15 días antes de su casamiento… Ella se enteró escuchando la radio, mientras cosía su ajuar. Eso fue en 1939, y en 1941 inició el curso de aviación, yo creo que venía un poco por ahí su inquietud ¡Sus padres se pusieron furiosos!

“Ella era fuerte pero era débil… Tuvo una historia dura, con muchos momentos tristes y muy difíciles, con muchos sueños truncos”, reflexiona Lizy, y explica que en el ’44, cuando María del Carmen conoció a Juan Carlos Zurro –con quien se casó un año después–, inició una vida de familia, puertas adentro, dejando atrás las habilidades por las que había luchado tanto: la aviación y la enfermería.

“Mi papá no la dejó trabajar más, él era abogado y tenía un muy buen pasar económico; tuvieron siete hijos, seis mujeres y el más chico fue el único varón”, cuenta. “Cuando volvía de trabajar, tocaba el portero eléctrico y decía ‘Pelada, bajá’. ¿Para qué? Para que ella le estacionara el auto en la cochera, porque era muy ceñido el lugar para el vehículo grande que él tenía”, rememora entre risas.

Su vida dio un vuelco rotundo pocos años después: cuando su hija mayor había cumplido 16 años, quedó viuda. Debió hacerse fuerte una vez más, y salir a trabajar para mantener a sus siete hijos. “Fue una vida muy dura, yo creo que toda esa dureza terminó por debilitarla”, valora Lizy.

María del Carmen murió en 1999, tres meses antes de cumplir sus 80 años.

“Aunque no hablaba mucho de su pasado, sí arrastraba esa nostalgia por haber dejado de volar. En el fondo, creo que tenía la ilusión de volver a hacerlo alguna vez”, conjetura su quinta hija, mientras muestra una innumerable cantidad de documentos y fotografías de aquella época dorada de María del Carmen, y que ha recuperado en los últimos meses de la mano de la historiadora Carina Villafañe, con quien ha ido desandando los caminos que su madre transitó 70 años atrás.

En honor a su paso por el cielo. El miércoles 18 de diciembre, al cumplirse 72 años del primer vuelo de María del Carmen Ferrer, se hará una ceremonia en su honor en la Fábrica de Aviones (Fadea), en donde se realizarán desde las 9 ensayos en vuelo y la entrega de un recordatorio a sus familiares.

A las 18, en el Museo de las Mujeres (Rivera Indarte 55), se habilitará un sitio con documentos y fotografías que dan cuenta de la historia de la primera aviadora civil cordobesa.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo