?>
Córdoba

Los jardines verdes trepan por Córdoba

Nuevo verde. Mientras se discute una norma que estimule los techos vivos, la ciudad suma sola espacios de ese tipo.

El termostato sube cada vez más en Córdoba y el calor gana terreno como omnipresente tema de conversación entre sus habitantes. Una de las herramientas para combatir las altas temperaturas en la ciudad y generar muchos otros beneficios es promover los jardines en sitios no convencionales, dominados normalmente por el cemento. Los formatos que ganan protagonismo en el mundo son los techos y muros “vivos”, espacios donde se siembra vegetación que se suma al verde urbano.

Desde hace más de dos meses, el Concejo Deliberante de Córdoba discute un proyecto de ordenanza –del bloque Eva Duarte– que promueve la realización de cubiertas verdes en la ciudad, regulando sus características y otorgando beneficios impositivos a los propietarios que las adopten (descuento de Inmobiliario). 

Aunque todos los expertos en el tema que acudieron al cuerpo a dar sus opiniones se pronunciaron en favor de promover estos sistemas, el destino de la iniciativa es aún incierto, ya que no está claro si el radicalismo, titular de la mayoría legislativa, le dará apoyo. De todas maneras, y sin contar aún con un marco legal que los promueva, las terrazas vivas y los jardines verticales avanzan lentamente en la ciudad. 

De los primeros ya existen cuatro casos (ver fotos), uno de los cuáles acaba de inaugurar: son ocho techos sobre cada uno de los locales de la galería comercial Muy Güemes, en ese barrio. 

Por su parte, los jardines verticales también comienzan a verse en fachadas (como los que mostramos) o en el interior de locales o viviendas. 

“Noto que el deseo de la gente que crear espacios de este tipo aumenta, existe necesidad de mayor verde. Recibí muchas consultas por techos vivos desde que abrió Muy Güemes,” cuenta Sara Pomazán, titular del estudio Techos Vivos y pionera en la materia. Como directora de la carrera de Paisajismo en el Colegio Universitario IES armó, en la terraza del edificio, el primer techo vivo de Córdoba en 2010. Pomazán señala que aún los casos son pocos, pero confía en que se sigan abriendo paso, y remarca la necesidad de estimularlos con legislación. “Es absolutamente positivo que se genere una normativa, en el mundo en general se estimulan vía descuento impositivo. También debe regularse su armado y controlar que se mantengan”. 

Beneficios. Los techos vivos se arman sobre la carga del techo, colocando una membrana impermeable (impide filtraciones), sobre ella un sustrato o tierra y allí se siembran diferentes especies vegetales. Luego crecen y se riegan como cualquier jardín. 

Ayudan a bajar las altas temperaturas en la ciudad, colaboran con el drenaje de agua y el ahorro de energía y mejoran la calidad del aire (1 m2 de verde aporta el oxígeno que una persona respira en un año).  

“Córdoba es una isla de calor, la mayor del país y por cada grado que aumenta la temperatura sube 5 por ciento el consumo de energía”, apuntó Edgardo Suárez, del Colegio de Arquitectos y uno de los expertos que se dijo a favor de promover estos espacios legalmente. 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo