?>
Córdoba

Córdoba Makerspace: el lugar donde las ideas cobran vida

En La Falda, Luciano Lussello creó el primer espacio en el país dedicado a concretar inventos con el objetivo de resolver dificultades sociales.

Por Damián Stupenengo

En Córdoba existe un lugar en donde un grupo de personas se reúne a darle forma a sus inventos. Sí, es un espacio donde está todo lo necesario para materializar ideas, armar prototipos, desarrollar nuevas tecnologías. En definitiva, para crear.


Imaginá que se te ocurre algo; que creés que se trata de una novedad y que puede ser la solución a un problema; que trasladas los conceptos sueltos a un papel; lo retocas, corregís, perfeccionas y que vas a un lugar donde tenés una cortadora laser, una impresora 3D y gente haciendo lo mismo que vos que te da una mano para concretarlo.


Básicamente eso es un Makerspace y, en La Falda, Luciano Lussello fue el pionero a nivel país en abrir un espacio de este tipo. Pero no se quedó solo con eso, sino que trabaja para fomentar la creación de estos lugares con el objetivo de crear una red para trabajar en conjunto que, incluso, ya tiene nombre: PatoruzúLabs.


“Básicamente, la gente viene a hacer inventos. Hoy somos unos 12 inventores, genios, locos o soñadores, que nos juntamos con las herramientas y oportunidades necesarias para crear, buscando solucionar problemas sociales”, resume Luciano desde el Córdoba Makerspace de La Falda, asentado en “dos habitaciones de una casita que está llenas de maquinas”.


Luciano tiene 37 años, nació en Río Gallegos, pero hace 22 que vive en Córdoba. En la búsqueda por difundir e intentar hacer trascender un invento propio, el destino lo depositó en Chile, donde se encontró con una persona que estaba armando un Makerspace, idea de la cual se enamoró y que inmediatamente quiso replicar en Argentina. “Es común que el argentino sepa hacer cosas. Mi mujer puede usar un taladro, a eso me refiero, y no pasa en todos lados. Así que entendí que había que aprovecharlo porque no se trata de ser un científico loco, a la gente se le ocurren cosas constantemente. Entonces, si tenés donde armar ese rompecabezas, se pueden lograr muchas cosas”.


Por eso aclara que no se trata de crear por crear, sino que el objetivo es “desarrollar tecnologías que favorezcan a los más vulnerables”. “Te garantizo que las soluciones a todos los problemas están en casa y llegué a la conclusión que, por ejemplo, los pobres tiene la solución a la pobreza”. De esa forma sintetiza la importancia de potenciar estos sitios. “Si en cada provincia o ciudad hay un Makerspace nos va a salir más barato comprar máquinas, juntar fondos o compartir avances”, explica y sueña un poco más: “Lo ideal es que cada Universidad tenga uno, y cuente con apoyo estatal”.

Los proyectos y un reality

Entre tantos proyectos que se están desarrollando en el Córdoba Makerspace, Luciano destaca dos. Uno es un helicóptero sin motor con GPS y cámaras térmicas para que usen los bomberos para monitorear montañas y bosques para evitar incendios forestales. El otro “es una idea mía que consta de un sistema para autos que en caso de accidente, automáticamente llama a la asistencia más cercana”, resume.


Por otra parte, no pudo ocultar su entusiasmo al develar que una productora televisiva lo contactó para hacer un reality “en el que juntan a inventores, les plantean un problema y lo tienen que solucionar. Es una buena forma de fomentar esto y creo que le van a vender el formato a Endemol”.

Qué y quién

Los Makerspaces son espacios abiertos que reúnen lo necesario para que las personas se junten a compartir recursos y conocimientos para construir cosas. En el país no hay más de 5, y el de La Falda fue el primero (se abrió el 12/12/12). PatoruzúLabs pretende conformar una red de estos, siempre apuntado a solucionar problemas sociales. “Para que funcione tienen que congeniar las universidades, el Estado y privados”.

Luciano Lussello es diseñador industrial, tiene un posgrado en Gestión Estratégica de Productos, estudió analista de sistemas y publicidad y marketing. En 2007 inventó el “alcolest”, un dispositivo que evita que el automóvil se ponga en marcha si el conductor posee un nivel de alcohol. Además, fue el organizador del primer evento TEDx de Córdoba. “Sostengo que aun viviendo en La Falda, se pueden hacer y proyectar cosas al mundo”, asegura confiado.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo