?>
Córdoba

Colocan el DIU en 4 de cada 10 dispensarios

Por falta de recursos u objeción de conciencia, este anticonceptivo está presente sólo en el 40% de los centros de atención primaria.

Muchos fueron los avances que se dieron en el país, a partir de la Ley Nacional 25.673 de Salud Sexual y Procreación Responsable. Las mujeres pudieron acceder gratuitamente a los anticonceptivos y en los centros de salud comenzó a hablarse de “planificación familiar”. Sin embargo, algunas cosas siguen casi sin avances desde 2003, año en el que se sancionó la norma. Por objeciones de conciencia o falta de recursos, sólo en 4 de cada 10 dispensarios de la ciudad de Córdoba colocan Dispositivos Intrauterinos (DIU).

De acuerdo con la cantidad de insumos entregados por la Secretaría de Salud municipal en marzo de 2014, sólo 38 de los 96 centros colocaron DIU ese mes. Es decir, apenas el 40 por ciento. A esa lista, hay que sumar aquellos centros que no brindaron el servicio en marzo, pero que cuentan con muchas mujeres inscriptas bajo programa. Tal es el caso de los barrios Comercial, La Salle, Argüello IPV y Nueva Italia, entre otros. Con lo cual, el porcentaje rondaría el 45 por ciento.

La proporción se mantiene estable a lo largo del tiempo. Una planilla interna de la Dirección de Atención Primaria de la Salud, publicada por este diario en julio de 2011, indicaba que apenas el 42 por ciento de los dispensarios colocaba dicho método anticonceptivo. Y que por mes, se entregaban alrededor de 300 dispositivos.

“Hay tres motivos por los cuales algunos médicos se niegan a colocar el DIU –apuntó el profesional de un dispensario de la zona céntrica–. No se habla del método, no se explican correctamente sus ventajas, o existe una objeción de conciencia. Nadie se quiere complicar la vida cuando no están las condiciones dadas. Es más fácil entregar pastillas”.

Según datos de Atención Primaria de la Salud de la Municipalidad, el preservativo es el método que más se pide en los dispensarios (19.596 entregados en marzo de 2014), seguido por los anticonceptivos orales (6.640), inyectables (4.136) y DIU (158). Del total de mujeres fichadas en todos los centros, se desprende que la mayoría recurre a las pastillas (15.260). Le siguen los orales o Messigyna (9.500), DIU (9.472) y anticonceptivos de lactancia (2.752).

El Ministerio de Salud de la Nación planea ahora incorporar un nuevo método: el implante hormonal subdérmico. Con este dispositivo (que se coloca en la parte interna del brazo de la mujer), se busca reducir la tasa de embarazos adolescentes. Antes de que el programa comience a aplicarse en Córdoba, los problemas de infraestructura –que muchas veces limitan la colocación del DIU– deberían estar resueltos.

“No es el método que elige la mayoría”. Para Roxana Picossi, encargada del Programa de Salud Sexual y Reproductiva de la Municipalidad de Córdoba, el dispositivo intrauterino (DIU) no es el método anticonceptivo más elegido por las mujeres. “Por lo general tienen miedo al dolor o a las hemorragias. Necesita controles y no es ciento por ciento seguro. Nosotros tenemos que respetar la autonomía del paciente. Es la decisión de cada mujer”, dice.

La funcionaria indicó que si un centro no brinda esta prestación, la mujer es derivada a otro dispensario. Reconoció que no son suficientes los ginecólogos en la red de atención primaria, pero con los concursos de la Municipalidad para el área de Salud es posible que esta situación se revierta. Agregó que se pone mucho énfasis en el doble método (preservativos y pastillas), especialmente en los jóvenes. Y garantizó la provisión de insumos. “Si la Nación no manda, nosotros los reponemos”, asegura.

Pros y contras del DIU.

»Qué es. El Dispositivo Intrauterino (DIU) es un método anticonceptivo que previene la fecundación. Contiene cobre, lo que crea un medio hostil en el útero que resulta espermicida. El dispositivo paraliza al espermatozoide, antes de llegar a su encuentro con el óvulo.

»Cuánto dura. De cinco a 10 años.

»¿Es seguro? La eficacia es de 0,6 a 0,8 embarazos por cada 100 mujeres durante el primer año de uso.

»Ventajas. No interfiere con las relaciones sexuales; es reversible en forma inmediata (cuando se retira, la mujer puede quedar embarazada); no tiene efecto sobre la cantidad o calidad de leche materna.

»Desventajas. No previene contra enfermedades de transmisión sexual (ETS); puede tener efectos secundarios; no se aconseja para pacientes que han tenido recientemente una ETS.

»A control. El primer control debe realizarse de tres a seis semanas después de la inserción.

EL TOP 10 (Cantidad de mujeres fichadas por DIU)

Cárcano (617)

Comercial (476)

Villa Bustos (460)

San Jorge (451)

Maldonado (440)

Nueva Italia (358)

Los Boulevares (319)

Guiñazú (314)

Albert Sabin (269)

Argüello IPV (299)

LOS MENOS 10 (Sin mujeres fichadas por DIU)

San Lorenzo

Cupani

Congreso

Villa El Libertador

Villa Siburu

Villa Urquiza

Parque República

Ameghino Norte

San Martín

Arenales

 

FUENTE: DIRECCIÓN DE ATENCIÓN PRIMARIA DE LA MUNICIPALIDAD DE CÓRDOBA

En 15 cuadras, dos realidades distintas. Cómo funcionan dos dispensarios en Bº Argüello. Uno de los establecimientos coloca DIU a menudo. El otro, cuando puede.
El dispensario de barrio 16 de Noviembre (más conocido como Upas 2) parece una casa embrujada. Las luces de bajo consumo de la sala de espera se prenden y se apagan. Es que en el consultorio de pediatría, unos electricistas están controlando la interfaz. Hace una semana, un cortocircuito provocó un corte de energía. Y ese corte, a su vez, provocó una suspensión de las atenciones “no urgentes”.
Parece un daño menor, pero no lo es. Y de alguna manera explica por qué algunos programas (como el de salud sexual y reproductiva) no funcionan como deberían. Los anticonceptivos se entregan. “Lleven, lleven”, es lo que escuchan las estudiantes de la escuela Brigadier San Martín que llegan a buscar preservativos. Pero otros métodos, como el DIU, que requieren de una preparación previa, análisis y ecografía, no pueden hacerse todos los días. Ginecólogos no hay, y las ecografías se limitan a cuatro por mes, exclusivamente para mujeres embarazadas.
A la hora de garantizar los programas, no hay recetas mágicas para este dispensario. “Aunque mal no le vendría un baño en agua bendita”, bromea el personal. Los baños estuvieron clausurados mucho tiempo, sin que nadie se dignara a arreglarlos. Desde aquel fatídico 3 de diciembre, en el que además de saqueos, el centro sufrió el vandalismo en primera persona. Unas chicas tiraron una bolsa de cemento en el inodoro, se tapó y permaneció así mucho tiempo.
Tampoco es mágica la receta que hizo funcionar a la perfección estos programas en el dispensario de El Cerrito (también en la zona de Argüello, más conocido como Upas 20). Hace tres años, el personal se mudó de una casa alquilada a un nuevo edificio que hoy es modelo en la ciudad de Córdoba. Todos los consultorios cuentan con lavamanos y tienen acceso a una sala de esterilización. La farmacia funciona en un espacio ventilado, que además conserva los medicamentos. Por caso, los anticonceptivos.
Unas pocas cuadras (a lo sumo 15) separan ambos dispensarios. El primero entregó dos mil preservativos, 200 pastillas anticonceptivas y 80 inyectables durante marzo. Pero no colocó ningún DIU. El segundo, en cambio, entregó 62 pastillas y colocó 6 DIU. El primero hace lo que puede. El segundo, también.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo