?>
Córdoba

Basura electrónica: la Muni junta, pero nadie tira

Hace cuatro meses que se recolecta basura electrónica, pero el volumen es muy bajo. Promocionarán el programa y definirán más sitios fijos para llevar los residuos.

Hace cuatro meses, la Municipalidad de Córdoba lanzó una campaña de recolección de basura tecnológica, para evitar que el vecino que ya no quiere tener ni cerca aparatos viejos no los mande a un basural o los tire en Suquía, porque son muy contaminantes. Pero hasta ahora, los volúmenes de recolección son muy bajos.
Hasta agosto, los contenedores dispuestos por la comuna lograron juntar apenas 43 toneladas de estos residuos y en la curva de volúmenes de basura juntada mes a mes se ve un interés decreciente en los vecinos.


Este tipo de basura se denominan RAEE (Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos). Se calcula que en Argentina cada ciudadano genera entre un kilo y medio y dos de RAEE por año, lo que en Córdoba representa 2.600 toneladas cada 365 días. Pese a la baja recolección, Sebastián Roca, subsecretario de Ambiente de la Muni, indicó que es una iniciativa positiva ya que se busca resolverle un problema a los vecinos, y adelantó que para que la campaña tenga más alcance se apuntalará su difusión.


El sistema funciona con un puesto fijo en la Plaza de la Intendencia, frente a las escalinatas del Palacio 6 de Julio, y cuatro contenedores “itinerantes” que todos los meses rotan entre los 12 CPC que tiene la ciudad y que están a disposición para que los vecinos lleven sus aparatos viejos.


La idea que tienen desde el Ejecutivo para fortalecer el programa es colocar más contenedores para que no tengan que rotar todos los meses y puedan echar raíces definitivamente en las explanadas de los centros participación.

Ponete las pilas. Estos sitios también receptan baterías de celulares y pilas, que muchas veces son un dolor de cabeza en casa porque no se sabe si se las puede arrojar a la basura o guardarlas. Por eso, junto con la ampliación del parque de contenedores, la Muni está planificando lanzar en los próximos días una campaña de recolección de pilas.


Según contó Roca, se repartirán en escuelas y en CPC cinco mil cajitas para que los vecinos se las lleven a sus casas y las utilicen como basureros de pilas. La idea, es que una vez que estén llenas, sean llevadas a los contenedores para ser tratadas y guardadas.


¿Qué pasa con estos residuos? Taym, la operadora de residuos peligrosos del grupo Benito Roggio Ambiental, es la que tiene a su cargo los contenedores y el traslado hasta la planta de Bouwer. El ingeniero César Ropski, uno de los responsables de la empresa, aseguró que la basura que llega se desarma manualmente, y se separan los elementos que se pueden reciclar de los que son peligrosos y deben ser tratados para su disposición final en celdas de seguridad.


“El RAEE que va llegando se divide en dos partes, que clasificamos como la fracción recuperable y los residuos peligrosos. Esta última porción, dependiendo de lo que llegue a los contenedores, suele oscilar entre el 10 y el 15 por ciento de la basura”, dijo el especialista.


Así, Taym separa los plásticos y metales para su recuperación. En las plaquetas de aparatos electrónicos se utiliza oro y otros metales de valor, por lo que este material se puede importar para su venta. La empresa está gestionando con la Provincia los permisos para encarar esta actividad, mientras los guarda en un lugar seguro.


Respecto al volumen de RAEE que la Muni lleva a la planta, Ropski indicó: “Es bajo. Creemos que tiene que ver con que la gente necesita ser informada en forma permanente. Cuando se largan estas campañas hay picos y luego decae porque el vecino se olvida o cree que las acciones se terminaron”.


Si hurgás entre los cachivaches de tu casa te vas a encontrar con cosas que no hace tanto usabas mucho, pero que ahora están allí ocupando lugar. La velocidad de los avances tecnológicos va dejando obsoletos aparatos por los que alguna vez pagaste buena plata, y aunque no lo parezca y estén en buen estado, eso que tanto guardás por apego o por las dudas, es basura.


Ese teléfono Entel grisesito con cable enrulado; la videocasetera de un cabezal; el celu “ladrillo”; o la vieja compu “486” y el monitor redondito que ya ni prende; todo es chatarra, basura tecnológica que casi no tiene valor y guardan compuestos que, por el bien del ambiente, no se pueden desechar así nomás.

35,43% computadoras. El 15,3% de los residuos son CPU. El 14,6%, teclados; 18%, monitores; 8,4%, impresoras

10,23% celulares. El 8,17% de los residuos son teléfonos móviles. El 2,06% son cargadores de distinto tipo.

8,72% teléfonos. El 3,5% son teléfonos fijos. 4,05% son teléfonos inalámbricos. El 1,17%, fax.

3,23% televisores. El 2,54% son aparatos de TV completos. Y el 0,68% son controles remotos.

Cajitas para pilas. En los próximos días, la Muni lanzará un plan específico de recolección de pilas. En escuelas y en CPC se repartirán cinco mil cajitas que se podrán llevar a casa para que sirvan de basureros para pilas. La idea es que cuando se llenen, los vecinos las lleven a los contenedores de RAEE que están en los CPC.

Recicladores de compus. La UNC, a través de su Laboratorio de Informática Aplicada, tiene un programa permanente de reciclado de computadoras. Si tenés una PC vieja y que todavía funciona, lo mejor es entregársela a estos investigadores que las reciclan para entregarlas a instituciones que las necesitan. Para pactar una entrega, enviar un mail a reciclado@efn.uncor.edu.

Cinco años para una PC. Se estima que ése es el tiempo de vida útil que tiene una PC recién comprada. Pasado ese tiempo, el aparato ya es basura.

Peligrosos. Los RAEE guardan componentes que son peligrosos para el medio ambiente. En ellos hay mercurio, plomo, cadmio y varios tipos de fósforos. Si no se los trata y deposita adecuadamente, son muy contaminantes. En Taym las pilas y baterías se guardan en lotes que aíslan sus componentes y luego son depositados en celdas de seguridad.

Contenedores para RAEE. Se trata de un programa en donde la entrega de estos residuos es voluntaria. Los vecinos deben llevar su basura a contenedores que están en los CPC. Este mes están en: Palacio 6 de Julio, Monseñor Pablo Cabrera, Empalme, Centro América. No se reciben electrodomésticos, como freezers, microondas o lavarropas.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo