?>
Córdoba

Adiós Pablito, te vamos a extrañar un montón

El domingo murió Pablo Valdés, periodista de la sección Córdoba. La triste noticia sumió en el dolor a compañeros de trabajo, familiares y cientos de amigos.

Por Nota escrita por todos en Día a Día

Esperó el fin del mundo en Capilla del Monte el 21 del 12 de 2012 y te hizo reír con una crónica delirante. Te contó la beatificación del cura Brochero con emoción y mucha gracia (con sus compañeros en la cobertura ¡¡¡llegó a hacer una galería de moda con los atuendos religiosos más raros que vieron en la celebración!!!).

También estuvo dos horas encerrado en un súper de barrio Los Gigantes que estaba siendo asediado por saqueadores en diciembre pasado. Descubrió el mocazo de los que taparon con pintura verde un mural donado a la ciudad por el artista plástico “Tutuca” Monteiro. Compartió una tarde de mucho calor con los “clavadistas” del río Suquía.

Y hace poquito, te emocionó con el relato de la fiesta de 15 de una nena privada de su libertad, que cumplió su sueño en el instituto donde está alojada. Estas son algunas de las enormes notas por las cuales vos conocés a Pablo Valdés, nuestro compañero que murió el domingo, dejando a su familia, a sus amigos y a este equipo absolutamente desolados.

“Venía todos los días con su morral chiquito, gafas y look de pendejo, el paso cansado de esperar y tomar bondis, y se sentaba en la reunión de blanco de la sección Córdoba, su sección, su ciudad, y te abría el mundo”, recuerda Ary Garbovetzky, su editor.

Y así era. Te contaba de biciurbanos, skaters, bikers, tatuadores, LGTB, veganos, fanáticos de los comics, desarrolladores de juegos, freaks, nerds. Gente apasionada y sin temor a ser diferentes, que él quería como a sus hermanos.

Hay una ciudad desalmada, que se caga en todo el mundo, y hay otra llena de gente hermosa que Pablo encontraba en cada esquina de la calle o en las redes sociales, haciendo, inventando, creando y recreando la vida. Y te lo contaba en Día a Día, en Doctámbulos, su revista de cultura joven, o en Twitter y Facebook, donde publicaba sus hallazgos, sus ironías, los productos de su infinito ingenio.

El domingo, conmovido, Joaquín Piñera Picazo, de Biciurbanos, le agradeció todo lo que ayudó a sus proyectos: “Gracias por haber trabajado conmigo notas sobre Biciurbanos, Teatro La Luna, Bicipolo, Taller de Ciclomecánica y tantas otras cosas. Quedo eternamente agradecido por tu generosidad, predisposición y buena onda”.

“¿Vos te creés muy creativo? Claro, no lo conociste a Pablo Valdés”, publicó, en Twitter, su compañero Pablo Petovel. Se fue “un diferente, uno que deja huella”, asiente, desde la Redacción, José Reyna. Pablo tenía “una agenda de noticias de otro planeta”, describe Laura Giubergia, otra de sus compañeras de Córdoba. “Loco lindo, te estarás dando una vuelta mágica allá arriba con la patineta”, ensaya Verónica Suppo, que se sentaba justo enfrente en el diario.

“Si me enteraba de que salía una nota del tipo: ‘Es maestro de escuela y se viste de hombre araña en la hora de matemáticas’, automáticamente le preguntaba a alguien: ‘¿Valdés?’... Y me decían ‘Sí, Pablo Valdés’. Y él se encogía de hombros riéndose con sus ojos saltones”, recuerda Julio Moya, desde Deportes. ¿Y Gonzalo Toledo, compañero de Show, que para tratar de hacerlo enojar le decía “alegría del hogar” por su eterno optimismo? Pobre Gonzalo, era imposible hacer enojar a Pablo.

Vamos a extrañar a un tipo que era demasiado bueno para ser real y a un periodista curioso, talentoso y comprometido. ¡Pero lo que van a extrañar los diferentes del mundo a Pablito! Dolor inmenso. Desamparo. Más dolor. Pablo: cuando no te lloremos más recordaremos tu alegría y entusiasmo.

Te despedimos, como lo hizo Soledad Soria: “Siempre seguirás brillando”. O como te escribió Gabriel Esbry: “Buen viaje, Peter Pan”.

Dolor. Tras conocerse la noticia a través de las redes sociales y luego publicada desde nuestro medio, fueron innumerables las muestras de solidaridad, apoyo y condolencias para la familia de Pablito. Colegas, amigos, entrevistados y vecinos se sumaron a través del Twitter y Facebook de Día a Día para dejar su mensaje. Incluso autoridades, instituciones y ONG´s dejaron su pésame a la familia y a esta Redacción.

El Gobierno provincial, a través de sus voceros de prensa y del ministro Jorge Lawson, lamentó la pérdida. También nos saludaron el intendente Ramón Mestre, la Policía de la Provincia, concejales, políticos, y ex funcionarios, entre muchos otros. También todos los representantes de los medios de Córdoba y sus periodistas nos hicieron llegar a través de las redes sociales el saludo y el lamento por la pérdida de nuestro compañero.

Un "pibe" que dejó  huellas. Con su juventud, nuestro compañero tenía una larga trayectoria en medios. Comenzó a trabajar en 1998, e hizo experiencia en las radios María, Nacional, LV2 y Universidad. También trabajó en distintas publicaciones de Propuesta Editorial y en el área de difusión de la Cooperativa Horizonte.

En 2006 creó la revista Doctámbulos!, enfocada a la actividad y a los intereses de los estudiantes universitarios cordobeses.

Desde hace casi tres años, Pablo integraba la Redacción del diario Día a Día, en la sección Noticias, era uno de los redactores que dejaba su huella con las historias que contaba y con su particular modo de narrarlas.

Pablo nos dejó el domingo, afectado por una enfermedad respiratoria que se complicó con el correr de los días y derivó en su fallecimiento.

El velorio. El velorio es en bulevar San Juan 537. A las 12 partirá el cortejo hacia La Floresta, camino a Alta Gracia.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo