?>
Córdoba

Por lo menos, 250 geriátricos truchos

Entidades que agrupan asilos privados hablan de esa base. El municipio estima que son 400. Hoy, sólo 95 hogares funcionan con “todo en regla”.

El incendio en el geriátrico “Le Petite Residence” de barrio Cerro de las Rosas, en el que murieron seis abuelos, marcó un antes y un después. La situación de vulnerabilidad que viven muchos adultos mayores volvió a estar en la agenda pública, poniendo en el nudo del debate la irregularidad generalizada en que funcionan los geriátricos y el desentendimiento creciente de muchas familias hacia sus “abuelos”.

Desde ese trágico día de setiembre, la Municipalidad de Córdoba diseñó un plan para controlar estos establecimientos al que llamó “Protocolo de intervención para geriátricos y jardines maternales”. Desde ese día a la fecha, libró 170 actas e hizo regresar a más de 220 geriátricos a la categoría de “habilitación en trámite”. En este proceso de reorganización, calificado como “caza de brujas” por las entidades privadas, el dato del elevado número de geriátricos ilegales es el que suscita mayor preocupación: mientras que las estimaciones hablan de la existencia de hasta 800 asilos “truchos”, en los registros de municipio y Provincia sólo hay 95 con “todo en regla”.

El carácter de oculto de los establecimientos ilegales dificulta su mensura. Pero hay dos estimaciones que inquietan por igual. Por un lado, las asociaciones que nuclean a los geriátricos privados hablan de al menos 250 geriátricos ilegales. “En la ciudad de Córdoba, había hasta octubre 160 geriátricos habilitados por la comuna. Se sabe que por cada uno de ellos, hay aproximadamente dos o tres ilegales. Son por lo menos 250”, explicó Alejandro Aliaga, representante local de la Asociación Gerontológica Argentina.

En tanto, el municipio aportó una cifra mucho mayor. El director de Promoción Familiar y Comunitaria, Omar Quiroga, dijo: “Según nuestras estimaciones, hay en la ciudad unos 800 geriátricos fuera de regla. De ellos, 50 por ciento está al margen de toda ley”.

Como efecto de la tragedia del geriátrico incendiado, desde octubre la comuna intensificó los controles, dejó de otorgar habilitaciones provisorias y le dio a cada establecimiento un número de expediente, una especie de DNI. A la fecha, registra 223 geriátricos con habilitación provisoria, el 70 por ciento del total de inscriptos en el listado de la Municipalidad o de la Provincia. Sólo el 30 por ciento restante (95 establecimientos) tiene todo en regla.

La creciente demanda sobre estos lugares, el desentendimiento que asumen muchas familias sobre sus adultos mayores y los escasos controles que durante mucho tiempo reinaron en Córdoba son algunos factores que permiten comprender tamaño panorama.

Sólo 2% para internarse. “Siempre tuvimos geriátricos truchos. La cocinera que se quedó sin trabajo en un sanatorio, de repente se puso a cuidar ancianos. En muchos casos son viviendas particulares, con tres a seis camas, que funcionan como geriátricos, pero no lo son”, apuntó Elina Gómez, presidenta de Asociación de Geriátricos Córdoba y especialista en geriatría.

Según datos de la institución, el 98 por ciento de los ancianos que reside en estos establecimientos lo hace porque no son contenidos en su casa. El otro 2 por ciento restante necesita estar internado. Uno de cada dos mayores de 80 años presenta algún grado de demencia.

“En el pasado, el abuelo moría en la casa junto con su familia. Hoy en día eso casi no existe. No hay muchas personas que quieran hacerse cargo de los viejos. Casi siempre resultan un estorbo. Es triste, pero real”, agregó Aliaga.

Todos estos establecimientos están al margen de la ley. Son detectados por autoridades, en general, tras la denuncia telefónica de los vecinos. Y entre los “truchos” y los geriátricos que reúnen todas las condiciones para su normal funcionamiento, existe la citada y numerosa categoría intermedia de “los que tienen la habilitación en trámite”.

¿Caza de brujas? En los últimos seis meses, los inspectores municipales labraron 170 actas por tres principales motivos: falta de algún papel, carencia de alguna medida de seguridad o entorpecimiento de la labor del inspector, según datos de la Dirección de Promoción Familiar.

“Un geriátrico con habilitación provisoria, en teoría, no debería funcionar. Por eso los emplazamos, como medida de advertencia, les hacemos el seguimiento para que completen con el requisito que falta. Si vemos que pasa el tiempo y no se adecúan a la norma, ponemos la faja de clausura y solicitamos al juez de control que avise a los familiares de los abuelos”, explicó su titular, Quiroga.

Del otro lado del mostrador, representantes de geriátricos privados denuncian que, a partir de octubre, la comuna comenzó con una “caza de brujas con fines recaudatorios”.

“La ordenanza municipal, que es del 1993, es imposible de cumplir. Pide una mucama cada 5 camas y considera a los pañales como residuos patógenos. A los geriátricos no nos dan los costos”, graficó Susana Puertas, de la Asociación Geriátricos Córdoba.

Por una nueva norma. Las asociaciones de geriátricos formularon su reclamo ante la Comisión de Salud del Concejo Deliberante. Plantearon además incongruencias entre la ordenanza municipal y los requisitos que pide Provincia a través de Rugepresa. “La Municipalidad te pide un baño cada tres personas, la Provincia solicita uno cada seis y Pami, uno cada ocho”, agregó Puertas.

Consultado sobre esta cuestión, el titular de Promoción Familia, expuso: “Los geriátricos de la ciudad de Córdoba deben atenerse a la normativa municipal. Todo lo que hacemos es para garantizar la seguridad de los adultos mayores, un sector generalmente desprotegido de la sociedad”.

De cara a mejorar una situación que consideran injusta, las asociaciones presentarán un proyecto de ordenanza más acorde con su realidad.

............................................

Qué mirar a la hora de elegir un geriátrico
Un hogar de ancianos habilitado debe tener:

* Certificado del Ministerio de Salud de la Provincia otorgado por Rugepresa.

* Certificado ambiental: que implica saber si el espacio es sano o no.

*Certificado final de Bomberos.

* Habilitación municipal.

También es conveniente corroborar que el personal tenga su carnet sanitario. Y de cara al invierno, se recomienda prestar atención a la calefacción, que los matafuegos estén colgados a una altura que puedan ser utilizados. Y dependiendo del espacio físico, revisar los detectores de humo en cocinas, comedores o living.

............................................

Para informes
Se puede acudir a Rugepresa: Complejo Pablo Pizzurno, Avenida Vélez Sarsfield 2311, área Verde, Oficina 8, o a los tel.: 4688639 y 4688699, de 8 a 20.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo