?>
Ocio

Pandolfo: La civilización es una mentira

Lo dice Palo Pandolfo, convencido de que la Humanidad debe plantearse nuevas formas de convivencia y organización. El cantante y compositor se presentará esta noche en la Ciudad de las Artes, en el marco del ciclo de conciertos “Música Guau”.

De una pregunta concreta por un disco de su banda de los ‘80, Don Cornelio y la zona (el álbum Patria o muerte), el cantante y autor Palo Pandolfo irá conduciendo la conversación que leerán a continuación hasta depositarla en su teoría de que la civilización no da grandes pruebas que justifiquen su existencia y la adhesión de los individuos.

Esta charla telefónica se dio con el pretexto de su actuación de esta noche en el Auditorio de la Ciudad de las Artes, a las 21.30, con entradas anticipadas a través de autoentrada.com y Tarjeta Naranja. En esta oportunidad, Pandolfo se presentará con su espectáculo basado en su último CD Ritual criollo, y estará precedido de los shows de Don Dardo y The Tristes.

Como señalamos, aquí va un resumen de una larga charla que nació con la intención de ser un diálogo sobre la música, cosa que nunca ocurrió.

–Mientras anotaba alguna preguntas para esta nota se me vino a la mente “Patria o muerte” ¿Quería saber qué recordás vos de aquel disco?
–Lo que voy a hacer mañana (por hoy) es totalmente opuesto a eso, en el sentido de que pasaron 21 años... una generación.

–¿Opuesto en cuanto al espíritu?
–En cuanto a la energía, a cómo se maneja, la mía sobre todo, mi propia energía.

–Es todo un laburo aprender a manejar la energía.
–Exactamente. He practicado mucho y he trabajado mucho y puedo seguir haciendo lo que me gusta.

–Por más que uno lo intente, hay energías negativas que están y por más que uno se esfuerce, de alguna manera impiden concentrarse en lo que suma, en lo que va para adelante.
–Sí... el principal problema se volvió a plantear desde la visión de Luca Prodan, que decía ‘¿cómo se suicida un rockero argentino? Se sube a la cima de su ego y se tira’. Ése sería un punto como para pensarlo.

–¿Te pasó en algún punto de verte que te estabas comiendo un viaje de star?
–Cuando te pasa algo así... ¡mucho no te das cuenta, seguramente!

–Bueno, por ahí alguna actitud...
–No. Me parece que toda la década del ‘90 acá en la Argentina fue eso: una cosa ensanchada para arriba y para abajo, inflada como un globo, que basta un viento para que lo vuele.

–Marca el contexto general de lo que pasa en Argentina en los ‘90.
–Sí, exactamente, en ese contexto, de lo que vivimos como sociedad, todo lo que fue la aplicación del neoliberalismo acá, con el saldo luctuoso para la industria, la cultura.

–Significa el comienzo de una etapa que no se ha ido.
–Todos los actos de la vida personal o social dejan marcas.

–Una secuela de ese neoliberalismo es lo que llamo la Dictadura del marketing y el marketing aplicado a decir qué se graba y qué canciones hay que componer.
–Sí... me permito pensar a veces como que en la década del ‘60 toda la sociedad estaba planteando un cambio y hubo mucha resistencia. Y de alguna manera, esa reacción al cambio perdura aún hoy, en sus secuelas. En la Noche de los bastones largos, en la época de Onganía,  hubo lo que se llamó éxodo de cerebros, mucho antes de la dictadura tan mentada y asesina del ‘76. Ya unos 10 años antes se tenían que ir los científicos y los profesores de la UBA. Había una cerrazón y un ataque a sus organizaciones totalmente civiles y pacíficas lejos de una idea guevarista... estoy hablando de gente intelectual, de matemáticos. Me parece tremendo lo de las generaciones de jóvenes, que viven en un confort adormecedor y hay una desidia y una falta de fe como decir ‘todos son corruptos, la policía es corrupta, los políticos... qué se vayan todos, todos son inmorales, todo es una mierda, la Argentina es una porquería’... ¡bueno, pará! Vamos a ver qué pasa, no todo es una mierda.

–Y volvemos a lo de la energía ¿por qué no aplicar el pensamiento en construir? y usar la energía de forma positiva y no ver solamente lo malo.
–Igual, hay muchas formas de enfocar la discusión, una de ellas sería lo que está planteado en diferentes razas y en sus escritos, desde los chinos, los mayas, los incas... diferentes civilizaciones que tenían observación astronómica. Los ciclos energéticos ubican un cambio de era en esta época: en 2012, los mayas; en el 2025, el tantra; en 2090 los incas.. todos por esta época. Es un momento para poner un discurso de cambio, y una actitud. Como decir ‘veamos qué pasa yendo por otro lado’ porque ya el Siglo XX dio sobrada muestras de lo que es Europa, el modo de vida occidental y judeocristiano musulmano, es decir los hijos de Abraham. La civilización es una mentira. Ponele la Segunda Guerra... una guerra tras guerra, o sea... No es muy comprobable que la civilización sea lo mejor. En realidad le debemos guerras, niños muertos de hambre... habría que ver si esta forma de organizarse colectivamente... es muy discutible. Pienso en la caída de la bolsa de Londres y de los créditos en Estados Unidos... más el sistema de salud estadounidense tambaleando ¡no hay hospitales públicos! Es ridículo, prácticamente son impresentables.

–Acá nos inculcaron la idea de que son países avanzados. No tener hospitales públicos no es una idea muy avanzada.
–Sí. Da la casualidad de que tengo en esta gira a un violinista yanqui, que mañana va ir a tocar a Córdoba, que está estudiando en la UBA y alquila un cuarto en la casa del baterista donde ensayamos. Él me decía que allá no hay hospitales públicos, son servicios pagos, pero empieza a haber desocupación y marginalidad y gente fuera del sistema, que no cuenta con hospitales públicos. Me lo decía un pibe de Boston, no el diario Página 12.

–Claro.
–Ellos son liberales, es la ley del mercado, de última: matate, curtite, es cualquiera... lejos de una buena interpretación de Jesús.

–Parece que está configurado para que te quedes afuera o aceptes lo que te dan.
–Sí, yo creo que lo más importante para hacer en las ciudades es estudiar, formarse y pensar en cómo abandonarlas. Pensar en las montañas, en comunidades auto sustentadas y un poco más fuera de la red... de todas formas, que tenga Internet... como para plantear un poco de contradicción ¿no? Tampoco yo no entiendo nada, en un punto. Vamos a ver qué pasa.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo