?>
Argentina

Argentinos, entre el pesimismo general y el optimismo personal

Según Ibarómetro, la mayoría piensa que al país le irá peor en 2010, pero confía en un avance individual.

Una encuesta revela expectativa pesimistas para 2010 con respecto a la evolución del país, aunque los argentinos parecen ser, contradictoriamente, optimistas en cuanto a cómo será su situación personal el año próximo.

Según un relevamiento de mil casos telefónicos realizada por la consultora Ibarómetro el pasado domingo, 47,1 por ciento de los entrevistados manifestó que la situación del país el año que viene estará peor que en 2009, mientras que 38,6 por ciento de los entrevistados cree que estará mejor o igual.

Sin embargo, cuando la consulta apuntó a las perspectivas de la situación personal, más de la mitad (51,8 por ciento) consideró que estará igual o mejor el próximo año, y apenas el 24,5 por ciento pronosticó un peor futuro personal.

"Del mismo modo, se produce una gran diferencia sobre los que no opinan sobre la situación general (14,3 por ciento) y personal (23,8 por ciento). Parecieran tener mucho más claro cómo será la situación del país que la suya propia", analizó Ibarómetro.

También señala que "existe claramente una contradicción en la opinión pública sobre la percepción macro y las perspectivas micro" para 2010 y que "se observan importantes diferencias según zona de residencia, edad, sexo y nivel educativo de los encuestados".

Los habitantes del Área Metropolitana, en ese sentido, "son más optimistas" que los residentes en el interior, indicó la consultora. Mientras que, con respecto a los niveles etarios, los jóvenes-adultos de entre 30 y 44 años son los que reflejan más contradicciones.

Son los más pesimistas a nivel de su percepción del país, 55,3 por ciento, pero, al mismo tiempo, son los más optimistas a nivel personal (54,5 por ciento).

Las mujeres y los niveles educativos más bajos son más pesimistas que los hombres y los estratos educativos más educados, concluyó Ibarómetro.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo