Córdoba

Dos crisis, dos formas distintas de enfrentarlas

El nombramiento de dos cocineros en la planta permanente dejó mudos a los hombres del intendente. El robo liderado por un subcomisario viene haciendo estallar fusibles en la Provincia.

Al final del día, una mala noticia no se transforma en buena. La frase, traducida del inglés (se nota en la expresión “al final del día”: at the end of the day), es el consejo que entregan los consultores a los políticos en una crisis y que en la práctica termina en silencio de radio si no hay un buen contra argumento.
 
Eso pasó. El nombramiento en planta permanente de dos cocineros que se ocupan de las comidas del intendente Ramón Mestre dejó mudos a sus enérgicos espadachines en medios y redes sociales. 
 
A su regreso, Mestre tendrá que lidiar con el ultimatum para la efectivización de contratados del Suoem y los problemas en Villa El Libertador. Pero, como nadie lo hizo por él, tendrá que explicar por qué necesita dos cocineros full time.
 
La Provincia, entretanto, hizo saltar fusibles en la crisis por el subcomisario ladrón de Villa Allende. Llegó hasta el director de Inteligencia Criminal. Pero todos los días hay un mal policía que es noticia y con cada caso tiembla tanto el despacho principal del cuarto piso de Jefatura de Policía que se mueven los cuadros de los antecesores en la galería de honor.
Tal vez estén haciéndole lugar en la pared.
Sumate a la conversación
Seguí leyendo