?>
Policiales

Ya investigan abuso policial en Río Ceballos

El fiscal ordenó liberar a las personas golpeadas por la Policía. Los agresores siguen trabajando.

El fiscal de Distrito 4, Turno 2, Eugenio Pérez Moreno, ordenó la liberación de las tres personas de Río Ceballos que fueron golpeadas por la Policía de esa ciudad. Inmediatamente después, los damnificados realizaron una denuncia penal contra cuatro efectivos de la comisaría de esa ciudad. El fiscal los liberó antes de que ellos denunciaran porque a primera hora de ayer comenzó una investigación de oficio sobre las golpizas.

A rigor de verdad, de no ser por la protesta de un grupo de vecinos y la trascendencia mediática del hecho, la Policía pretendía hacer pasar el incidente como un simple hecho de resistencia a la autoridad.

Los detalles publicados por este diario, basados en dos testigos presenciales, sumados a los informes de los médicos del Hospital de Urgencias convencieron al fiscal de que, en principio, era necesario comenzar una investigación por separado de los golpes que mostraban los detenidos.

Las víctimas son dos jóvenes humildes llamados Zoilo y Daniel Palacio. Ambos, junto a su padre, Luis, fueron detenidos por la Policía en un episodio que se presentó en un primer momento confuso.

Zoilo estaba hachando leña junto a su hermano de 11 años y la Policía quiso detenerlo. Unos vecinos avisaron a la familia y el padre y otro hermano (Daniel) se presentaron. En medio de un tumulto un policía sacó una escopeta y le disparó a Zoilo a quemarropa. Estuvieron involucrados seis policías. Los Palacio se presentaron también en el Tribunal de Conducta Policial e hicieron otra denuncia contra los uniformados.

La Policía no lo informó. Este diario se enteró del incidente por llamados de vecinos de Río Ceballos. A lo largo de todo el miércoles la Policía no informó el caso y tampoco lo hicieron sus autoridades. De hecho un integrante de la Plana Mayor se enteró por Día a Día y, aunque quedó en averiguar, no volvió a llamar. Finalmente cuando este diario se comunicó con la Policía de Río Ceballos un agente dijo que “el superior de turno no se encontraba”.

Si se tiene en cuenta que la Policía obvió la clara sugerencia de un médico de Río Ceballos que los atendió y sugirió que fueran internados, resulta realmente sospechoso.

De hecho el fiscal del caso se enteró de que dos estaban heridos no por la Policía, sino por el llamado de este diario y el de una abogada (María Teresa Ergueta) que ayudó a los familiares en los trámites legales iniciales.

Al conocer esto Pérez Moreno ordenó en la noche del miércoles, después de hablar con el profesional que los había atendido, que los dos hombres más jóvenes fueran atendidos y llevados al Hospital de Urgencias.

Tratando de consultar al respecto ayer Día a Día volvió a hablar a la oficina de prensa de la Policía. Desde allí se nos derivó al celular del comisario Álvarez, jefe de la Departamental Colón, que lamentablemente no atendió el teléfono en ninguna de las tres oportunidades en que se lo intentó contactar.

Denunciados. Los Palacio denunciaron lo ocurrido. Dicen que pueden reconocer a los policías, pero solo se acuerdan el nombre de pila de uno: “Matías”. Ante el fiscal contaron que cuando los llevaron a la comisaría al padre lo alojaron en un calabozo, pero a los hijos los dejaron afuera. Un policía habría introducido la punta de la cachiporra en la pierna del chico que recibió el disparo.

Otra cosa que se conoció hoy es que los policías de Río Ceballos llevaron a Daniel Palacio y a su padre a la Unida de Contención de Aprendidos (UCA), pero las autoridades de esa dependencia no quisieron recibir Daniel por lo golpeado que estaba. En consecuencia, Daniel fue llevado a Unquillo donde pasó la noche.

Querellantes. Hoy a la mañana la familia se constituirá en querellante contra los policías. Su abogado, Juan Manuel Riveros, aseguró que le preocupa que los policías denunciados sigan trabajando.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo