?>
Córdoba

Giaco vetó la regulación de las playas

La ordenanza, que se aprobó en diciembre, fraccionó la tarifa cada 30 minutos. El Ejecutivo la dejó sin efecto.

Estuvo un año en estudio en el Concejo Deliberante y fue motivo de un arduo debate en los últimos meses de 2009, hasta ser convertida en ordenanza en la sesión del 1º de diciembre. Pero su expectativa de vida duró sólo unos días, porque el poder Ejecutivo municipal la vetó en forma completa.

Se trata de la ordenanza que regulaba el funcionamiento de las alrededor de 340 playas de estacionamiento que existen en la ciudad; una norma promovida por dos concejales del Frente Cívico (Sandra Trigo y Gustavo Barrionuevo, giacoministas), que también sumó aportes del radicalismo.

El punto clave y más discutido del proyecto fue el fraccionamiento de la tarifa: la idea inicial era obligar a que se facture cada 15 minutos, pero fue abandonada ante la férrea oposición de los playeros. La norma quedó aprobada con el cobro de la primera hora en forma total, y luego de ella tarifa fraccionada cada media hora con tolerancia de cinco minutos. Para el usuario esto representaba un beneficio, ya que hoy es la hora la menor unidad cobrada.

Otra mejora introducida por la ordenanza vetada era la prohibición de cobrar “multa” a los clientes que pierden su ticket (hoy se les factura un día de playa, por ejemplo). En esos casos, la norma establecía que el playero debía consultar sus registros para determinar cuánto había permanecido dentro el auto, y cobrarle sólo eso.

Causas. La decisión de la intendencia de rechazar la norma tomó por sorpresa a los concejales, que aún no tuvieron acceso al detalle de sus fundamentos. “Tengo que conversar con los funcionarios cuál fue el motivo del veto, tengo entendido que algo vinculado a las condiciones edilicias que establecía la ordenanza para las playas, referido al ancho de ingreso. En ese caso no entiendo por qué no vetaron sólo ese punto”, señaló Barrionuevo. Este diario intentó sin éxito consultar a la intendencia cuáles fueron las causas del rechazo a la norma.

Por su parte, la edil radical Olga Rista aclaró que no sabe aún el motivo del veto, pero que será una “buena oportunidad para rediscutir la ordenanza”, que fue sancionada con puntos “sin saldar”. Aclaró que eso no incluye el capítulo aportado por la UCR (la obligación de reservar lugares para discapacitados y embarazadas), que sí logró consenso general.

El Concejo tiene 90 días para rechazar o aceptar el veto, y si no lo trata en ese lapso queda firme.

Ejes de la ordenanza desactivada
TARIFA. Hoy las playas cobran por hora: si el auto está una hora y 10 minutos, se facturan dos, etc. La norma vetada permitía cobrar la primera hora y luego fraccionar cada 30 minutos, con 5 de tolerancia.
DISCAPACITADOS. Obligaba a las playas a reservar lugares para autos con conductores o acompañantes con discapacidad: dos sitios en las que admiten hasta 50 autos, cuatro para las de 51 a 100 vehículos, y seis para las de más de 100 vehículos.
MOTOS Y BICIS. Todas las playas debían tener sitios para ellas, con tarifa especial. Las proporción era: en playas de hasta 50 vehículos un mínimo de cinco sitios para bicis y motos; de 51 hasta 100 vehículos, 10 sitios, y desde 101 vehículos un mínimo de 20 espacios.
HABILITACIÓN. Debía renovarse cada cinco años, con mayores exigencias edilicias y de seguridad.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo