?>
Policiales

Dos chicos graves tras ajuste narco

Villa María. Jugaban en la puerta de una casa que fue atacada a escopetazos. Los agresores, detenidos.

Dos adolescentes de 13 años se encontraban internados en gravísimo estado, al cierre de esta edición, en una clínica de la ciudad de Villa María, como consecuencia de los escopetazos sufridos al quedar en medio de un ajuste entre presuntos narcotraficantes.

Los dos menores jugaban en la puerta de una casa de barrio San Nicolás, en la ciudad cabecera del departamento San Martín, cuando dos delincuentes frenaron una motocicleta y dispararon a mansalva contra la propiedad.

Los proyectiles impactaron en distintas partes de los cuerpos de los niños y, también, en el frente de la vivienda. Las víctimas son un chico y una chica; el primero, quien tiene discapacidades motrices, es el más afectado y su estado, al cierre de esta edición, era delicado ya que tenía comprometido un pulmón.

Los dos agresores estaban bajo los efectos de narcóticos. Fueron perseguidos y detenidos a pocas cuadras del lugar del ataque. Uno tiene tan sólo 14 años y el otro, de 25, salió de la cárcel hace un mes y medio.

Fuentes de la Dirección Drogas Peligrosas de la Policía, que anoche trabajaban en el barrio, le confiaron a este diario que los dos apresados “son consumidores de cocaína” y que el blanco de los disparos “era el dueño de la vivienda, quien tiene antecedentes por vender y consumir estupefacientes”.

Para los pesquisas, no hay dudas de que se trató de un “ajuste” y de que los dos menores ligaron “de arriba” el irracional ataque a balazos. “El dueño de casa, que se salvó por milagro de los disparos, no es un gran vendedor, pero sí está vinculado con algunos narcotraficantes”, agregaron las fuentes.

“Este tipo de violencia es inusitada. El año pasado hubo un hecho similar en otra casa, aunque sin heridos, pero esto fue mucho más grave”, remataron.

Violencia. El comisario mayor Daniel Ferreyra, a cargo de la Departamental San Martín, contó que el ataque ocurrió a las 19.30 de ayer en una esquina de San Nicolás, un barrio marginal de Villa María.

Una motocicleta Honda frenó a metros de la casa y sus dos ocupantes descargaron sus escopetas. Luego, aceleraron.

Los proyectiles impactaron en los cuerpos de dos menores que jugaban en el jardín delantero de la vivienda baleada. Uno de ellos es hijo de un primo del dueño de casa; el otro, un sobrino. Ambos fueron hospitalizados de inmediato.

En tanto, la Policía montó un operativo y “fichó” a la motocicleta sospechosa en los alrededores de San Nicolás. Los agresores cayeron en la esquina de Jujuy e Intendente Reyna, luego de una persecución. Uno de ellos, recientemente salido de prisión, fue identificado como Marcos José Rodríguez (25). La identidad del otro se reserva por ser menor de edad.

Los detenidos, al igual que el dueño de la casa baleada, salen en los registros de Drogas Peligrosas.

12 kilos de droga frente a la Terminal
Lo hacían siempre: viajaban desde la ciudad de Córdoba al norte de nuestro país o a Paraguay y volvían con varios kilos de marihuana, que luego distribuían a la largo del Valle de Punilla. Pero ayer fueron detenidos por la Policía en un bar, ubicado frente a la Terminal de Ómnibus de esta ciudad, justo cuando brindaban con una cerveza por otra operación que ellos creían exitosa.

Todo comenzó hace un mes, cuando la delegación Punilla de la Dirección Drogas Peligrosas tomó conocimiento de que “El Narigón”, uno de los distribuidores mayoristas de marihuana en la zona, iba a viajar a Formosa. Entonces, los investigadores esperaron a que volviera, lo que ocurrió ayer.

Vieron cómo “El Narigón”, de 42 años, y un cómplice, apodado “El Charco”, de 34, descendían de un colectivo de larga distancia procedente de Clorinda, localidad de Formosa. Los traficantes fueron a buscar dos encomiendas que habían mandado para no viajar con la droga encima. Una vez que tuvieron los paquetes en su poder, cruzaron la calle Tránsito Cáceres y se sentaron en el bar comedor Iberia, ubicado en la esquina con el pasaje Tomás Oliver, donde pidieron una cerveza.

En una mesa, con las cajas a sus pies, fueron detenidos por los efectivos. “Frente a testigos, abrimos los bultos y encontramos, en uno, siete paquetes, y, en el otro, 10 paquetes de marihuana que junto con otros trocitos que tenían en sus ropas, totalizaba 11.800 gramos de esa droga”, especificó el jefe del departamento Drogas Peligrosas del interior, comisario inspector Gustavo Nicoletti.

Los detenidos son oriundos de Villa Giardino y no tendrían antecedentes. Después, en la Plaza de los Niños, frente al bar, fue capturado un tercer hombre, de 44 años, con domicilio en barrio Matienzo, quien estaba intentando hacer contacto con los traficantes.

Más droga secuestrada. En allanamientos en los barrios Oña, Chaco Chico, Müller, Liceo 1º Sección y Villa Páez se secuestraron ayer 300 dosis de cocaína, 280 gramos de marihuana, productos para “estirar” la droga, armas de fuego y documentos adulterados.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo