?>
Ocio

De ferias, compraventas y paseos de fin de semana

De la mano de un puñado de emprendedores, diseñadores, artesanos y creativos de los rubros más diversos, Córdoba se viene posicionando como un epicentro fecundo para la multiplicación de ferias, espacios de compraventa y hasta Garage Sales al mejor estilo norteamericano.

Por Agustina Giusiano

Cenicero. Cuadro. Ropa. Mueble. Antigüedad. Vajilla. Al parecer no tienen relación una cosa con otra, salvo en el entorno de un garage sale o “ventas de garaje” –para hablar en criollo–. ¿Qué es? Ni más ni menos que la oportunidad perfecta para deshacerse de los más variados objetos en desuso, que permanecen desde épocas remotas arrumbados en el cuartito de los trastos viejos de (casi) todas las casas.
Lo curioso es que esto está pasando en Córdoba. Esta variante de feria ha desembarcado en la Docta de la mano de una sociedad de emprendedores, que han bautizado al negocio como “La Multiferia”. Los impulsores de esta iniciativa son los hermanos Juan y Mercedes Palacio que, imbuidos por el entusiasmo de concretar este proyecto, vieron en Córdoba una plaza atractiva para darle vida a las ventas de garaje. Y no se equivocaron.

La gran barata americana. Sin duda, la organización de garage sales –también conocidos como yard sales– hunde sus raíces en la tradición estadounidense; es más, podría decirse que esta costumbre está fuertemente enraizada en su imaginario e identidad como país. La idea es poner en el jardín delantero o en la puerta del garaje de la casa todos los trastos que ya resultan innecesarios y se han vuelto un estorbo, y hacer con ellos algún dinero. Así, la venta es comandada por el propio dueño de casa y los potenciales compradores no son otros que los vecinos del barrio y transeúntes ocasionales. El vendedor se ocupa de dejar los objetos en buenas condiciones y asimismo debe prever publicidad callejera y, eventualmente, en los clasificados del periódico, para garantizar afluencia de público.
Estos “outlets caseros” incluyen desde ropa vieja hasta muebles, pasando por libros, artículos deportivos, electrodomésticos, juguetes, cuadros, reliquias y “perlitas” para coleccionistas, entre otros.

Made in Córdoba. La Multiferia surge como un espacio de compraventa de piezas u objetos del más variado tenor. El principio es el mismo: despojarse de aquello que ocupa lugar y ya no resulta útil o necesario. Así, desde hace unos meses los hermanos Palacio organizan periódicamente en el salón Molino de Torres (en Villa Warcalde) una feria muy colorida que invita a tentarse. “Este proyecto lo inició en Buenos Aires mi hermana Mercedes (que es artista plástica) junto con una socia arquitecta y, dada la aceptación y buena respuesta del público, decidió darle continuidad en Córdoba”, cuenta Juan, socio de La Multiferia.

“Quienes tienen algo para vender coordinan una cita con nosotros; allí hacemos un inventario de los objetos y los tasamos”, comenta el emprendedor en relación a la dinámica para quienes decidan incursionar en la tendencia. “Luego, el dueño de las cosas se ocupa de llevarlas un día antes de la feria y las deja en consignación por el lapso de tres días (lo que dura cada feria); nosotros nos ocupamos de la venta y obtenemos una comisión cuando ésta se concreta”, aclara.

Al parecer la propuesta marcha sobre rieles y la gente participa cada vez más activamente, tanto para vender como para comprar objetos y, por qué no, como paseo curioso de fin de semana. “La respuesta del público ha sido muy buena; por eso buscamos darle una continuidad en el tiempo, con una periodicidad mínima de una feria por mes”, recalca Palacio.

Así, una nueva edición de la feria –la sexta en Córdoba– empezó el jueves pasado y se extenderá hasta hoy a las 20, en el viejo Molino de Torres. En esta oportunidad se exhibirán un centenar de objetos, de la naturaleza más variada. “Esta feria viene muy fuerte en muebles, pero también se pueden encontrar lámparas, antigüedades, ropa usada para niños, piezas en cuero, esculturas, cuadros y mucho más”, relata entusiasmado. “¿Alguna rareza o nota de color?”, le preguntamos. “Sí, tenemos un tractor para cortar el pasto, una mesa de pool y hasta un generador”, cierra.

Sitio diseño en Unquillo
Las hermanas Claudia y Carolina Yapura están al frente de “Sitio Diseño”, una pintoresca feria de diseñadores independientes enclavada en las Sierras Chicas. Desde hace un año y medio, han montado un espacio estable que oficia como showroom de indumentaria, objetos de arte y decoración, accesorios y tejidos artesanales.

En referencia a los requisitos para exponer en la feria, Claudia recalca que es fundamental que el objeto tenga un sello distintivo, un valor agregado que lo haga único. “Aquí no hay productos iguales, no trabajamos en serie, de hecho buscamos marcar tendencia”, remarca Claudia. “Todo lleva la impronta artesanal del que lo hace”, enfatiza.

Asimismo, la feria cobra protagonismo como un polo para la realización de actividades culturales y de recreación, para chicos y grandes. Por caso, los sábados hay talleres de reciclado y pintura para niños. También se organizan periódicamente muestras de fotoperiodismo, de arte pictórico, función de títeres y hasta desfiles de modas.

“El proyecto en el corto plazo es armar un carro de compras on line, una suerte de feria virtual en la que la gente pueda comprar por catálogo en nuestro sitio web”, concluye.

El encanto de un circuito con historia

Algunos le llaman el San Telmo cordobés: allí se congregan galerías comerciales, restaurantes, anticuarios y ferias americanas por doquier. Todo converge en el tradicional Paseo de las Artes, uno de los circuitos citadinos más frecuentados.

Sólo apto para lectores. A las ocho de la noche del domingo, el Paseo y sus alrededores se convierten en un hormiguero de gente que circula incesante.

En un recoveco sobre Cañada, entre Pasaje Revol y Laprida, se divisa una pizarra escrita con tiza blanca que anuncia: “Libros: todos los saldos $10”. Lejos de tratarse de remanentes de “literatura basura”, entre esos usados encontramos clásicos de escritores consagrados de todos los tiempos, tales como Kafka, Hemingway o Foucault. La librería se llama Júpiter y es una meca para los amantes de la buena lectura.
Pero el encanto del lugar reside además en que atesora libros agotados, de colección, antiguos y ediciones “de las de antes”, al decir de Pablo Montibello, su dueño, quien asegura que mucha gente prefiere las viejas ediciones.

No obstante, también se pueden encontrar libros nuevos. Entre éstos, “los que más salen son Cortázar, García Márquez, Galeano y Quiroga, entre otros”, comenta.

“La colección la armó mi padre, que ha sido periodista y un ávido lector; él empezó a vender libros usados –algunos de su propia colección– en una mesita al aire libre y hoy ya tenemos el segundo local (ubicado a pocos metros)”, relata Montibello.

Como Júpiter, hay otras “perlitas” para descubrir en el histórico Barrio Güemes, nacido como El Abrojal a mediados del siglo XIX. La propuesta incluye, además de un recorrido apasionante por un circuito cada vez más colorido, adentrarse en historias y leyendas urbanas que remiten a la génesis misma del barrio. Imposible resistirse.

Diseño independiente en auge

La proliferación de nuevos espacios de difusión y circulación de producciones artísticas vernáculas ya no es una novedad en Córdoba.
Es más, se han convertido en el circuito comercial obligado para quienes intentan ampliar sus posibilidades de inserción en el público.
Cruz Crea, por ejemplo, es una feria de diseño independiente que se realiza periódicamente desde hace dos años en un boliche de la zona del Chateau.

Leandra vende en ese espacio carteras de cuero, que diseña y confecciona ella misma. Las hay desde 70 pesos y los modelos invitan a cualquier mujer a deleitarse –y ceder–. Para difundir su marca de marroquinería, Leandra apela a su propio blog y al “boca en boca”, que nunca falla.

En otro rincón del boliche, Florencia expone ropa informal y de noche. “Yo estoy en todo el proceso: compro los insumos, hago los moldes, coso, distribuyo y vendo”, cuenta. Así, esta emprendedora autodidacta se ha ido abriendo paso desde hace más de dos años a fuerza de “prueba y error”, según confiesa. Y le va muy bien: vende en ferias varias, en locales de Nueva Córdoba y hasta tiene llegada a Marcos Juárez y Villa María. ¿Qué tal?

Sumate a la conversación
Seguí leyendo