?>
Deportes

Arrancó el 4º Congreso Internacional de Fútbol, en Córdoba

Aprender más sobre la pelota. Ésa es la idea del congreso, que arrancó ayer. Signorini y Humbertito, el plato fuerte del primer día.

Nicolás es profesor de unos pibitos de 3 a 12 años en una escuelita de fútbol de Villa María de Río Seco. Habla el profe Fernando Signorini y no puede sacarle los ojos de encima. Las palabras de un tipo que estuvo hace días en Sudáfrica, al lado de Maradona, en pleno Mundial, son como libros enteros que se meten por sus oídos. “Quiero aprender”, dice, cuando le acercan un micrófono para hacer su pregunta. “Quisiera saber cómo hacer para atraer a estos chicos y que no se tienten por el alcohol y las drogas”, dice. Signorini también  se enternece y se auto-invita para llegarse un día a Villa María de Río Seco para comer “un lechoncito” y hablar de fútbol con los pibes.

En eso se centró el 4º Congreso Internacional de Fútbol (creado por el empresario Omar Verzellini) que arrancó ayer y culminará hoy en las instalaciones del Automóvil Club Argentino (Av. Sabattini 459). En aprender de la pelota. En charlar sobre ella. Debatir. Intercambiar ideas y experiencias, en un auditorio que lució repleto.

Y el arranque estuvo en manos de un filósofo de la bocha como Signorini, discípulo de la escuela Menottista, que mostró su rebelión ante las imposiciones de la Fifa y, también, su “felicidad” por lo vivido al lado de Diego en la Copa del Mundo. “La experiencia en Sudáfrica fue maravillosa. Los 23 jugadores argentinos, que están en la cima, en la elite del deporte mundial, jamás mostraron vedettismo. No hubo egoísmos. En Pretoria descubrí que el futbolista sigue siendo lo mejor de este deporte. Viví 40 días hermosos”, expresó Signorini, quien negó “internas” en el plantel que condujo Maradona. “Me dolió que se hable de enfrentamientos internos. Detrás nuestros hay afectos, no somos marcianos. Y a esas familias les duele lo que se dice e inventa en los medios. Hay mucha mala fe, pero yo no voy a nombrarlos a ellos. Voy a decírselo de frente, porque tengo códigos”, sostuvo el PF.

“Tras perder con Alemania vi un vestuario angustiado, que me emocionó. ¿Si va a seguir Maradona? Lo charlará con Grondona. Va a poner sus condiciones. Y si yo tengo que irme, no habrá problemas”, agregó Signorini, quien finalmente ponderó las cualidades de Diego al frente del grupo. “Diego elige a los jugadores como si fueran los compañeros que tienen que jugar con él. No puedo decir cómo es como técnico, porque aquí es un seleccionador. No hay tiempos para ser el DT en una Selección. La Fifa maneja todo como un gran negocio, pero van  a matar a la gallina de los huevos de oro con tantos partidos. Los jugadores llegaron exhaustos a la Copa. Así no puede ser”, cerro Signorini.

Tarde picante. La historia siguió por la tarde, con una organización perfecta. Disertaron también el presidente de Colón de Santa Fe Germán Lerche (habló sobre gestión deportiva) y un viejo conocido para los cordobeses, Humbertito Grondona, subdirector de selecciones argentinas, quien dejó en claro que Maradona “tiene que seguir” en su cargo.

Pero ese fue un tema secundario. Ayer, en Córdoba, se estudió fútbol. Hoy hay que seguir aprendiendo.

Por el Congreso
Ilustres. Ayer, en la apertura del congreso, hubo muchas caras conocidas en el hotel del ACA. Entre ellas, Medardo Ligorria (presidente Agencia Córdoba Deportes), Héctor Baley, Iván Barrera (directivo de Instituto), Daniel Canchita Albornoz y Walter Arriola (área deportes de la Municipalidad), entre otros.
Con interés. La Legislatura cordobesa declaró al congreso como de interés legislativo y ayer le entregaron una plaqueta a Omar Verzellini, el organizador.
Por TV. Todo lo sucedido en el congreso será grabado por las cámaras de Showsport y se emitirá en el programa Fútbol Criollo.
Juez y Arzu. Otro de los presentes ayer fue el ex intendente Luis Juez, quien se cruzó con el DT de Talleres, Héctor Arzubialde. “No me vaya a insultar, ¿no?”, lo chicaneó Arzu. Buenísima onda.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo